Parte de la evolución de una cultura es ir incorporando a ésta, diferentes formas de actuar, tradiciones y costumbres de otras culturas, llegando incluso a convertirse en parte de nuestra propia idiosincrasia; ejemplo de ello es Halloween. Una fiesta de origen pagano que se celebra la noche del 31 de octubre para festejar el fin de la temporada de cosechas en Irlanda y dar comienzo al “año nuevo celta”, coincidiendo con el solsticio de otoño. Se trata de una noche donde se creía que los espíritus de los difuntos caminaban entre los vivos, y se realizaban fiestas y ritos sagrados que incluían la comunicación con los muertos. Además, era habitual colocar una vela encendida en las ventanas para que los muertos “encontrasen su camino”.

Buñuelos Huesos de Santo

Buñuelos. Pastelería Vandelvira

En España, siempre se ha celebrado la festividad de los Santos, una tradición católica en la que recordamos a los seres queridos que han fallecido. Como manda la tradición, el día 1 de noviembre, es habitual llevar flores a las tumbas de las personas fallecidas y rezar por ellos. Pero ésta no es la única costumbre que tenemos estos días, ya que en muchos hogares es muy común endulzarse con los postres típicos de estas fechas como son los Huesos de santo, las gachas o buñuelos de viento y es que como dice el refrán… “a nadie le amarga un dulce” y de esto, bien conocedores son en la Pastelería Vandelvira en Úbeda.

Buñuelos Huesos de Santo. Pastelería Vandelvira

Huesos de Santo. Pastelería Vandelvira

La pastelería Vandelvira de Úbeda, fieles a las tradiciones y costumbres españolas, se han puesto manos a la masa para endulzarnos estos días. Además de los exquisitos dulces que llenan todos los días las vitrinas de la pastelería, estos días podemos disfrutar de los tan esperados “Huesos de Santo”, un postre elaborado con una masa de almendra o mazapán normalmente rellenos de dulce de yema que recibe este nombre debido a su color y forma, que nos recuerda a hueso real.

Si estás en Úbeda estos días, o estás planeando un viaje a esta ciudad Patrimonio de la Humanidad, no puedes marcharte sin visitar esta pastelería donde el trato es inmejorable y el producto 100% artesanal.

Ya sabes, paseando por Úbeda, por la  Calle Real, haz una parada en el número 26. Siéntate y disfruta de una de las mejores pastelería de la ciudad, y no te olvides de pedir estos deliciosos Huesos de Santo. ¡¡Están recién salidos del horno!!